Cuando se quiere…

Subo al 103, colectivo que me lleva hasta mi oficina cada día que salgo desde casa. Me acompañan en la mano las dos monedas de siempre: una de 25 y otra de 50. “Setenta y cinco”, le pido al chofer.Clink, clink, caen las dos monedas adentro, pero la maquinola marca que recibió 50 solamente… presiono el botón para liberar monedas, y cancela la operación, pero devuelve solamente dos monedas de 25…Dudo apenas unos segundos, y resuelvo no protestar, le pido otro de 75, un poco molesto… el chofer me pregunta qué pasó, le cuento, y el tipo marca algo raro… Pongo los 75 de rigor, y me devuelve 25… el chofer había marcado 50 centavos, para cobrar sólo lo que correspondía…